Día Internacional para la erradicación de la fístula obstétrica. Ocho años de lucha contra la enfermedad olvidada


Madrid. 22 de mayo. Desde el inicio de sus actividades en 2012, la Fundación Mujeres por África ha dedicado la mayor parte de sus esfuerzos en materia de salud a la atención a la fístula obstétrica. Un mal olvidado, un mal estigmatizado que, según datos de Naciones Unidas, afecta a entre dos y tres millones y medio de mujeres, la mayoría de ellas africanas.

Se estima que cada año se registran entre 50.000 y 100.000 nuevos casos. La gravedad de esta dolencia y las cifras que la ilustran contrasta con el gran desconocimiento que existe de ella en los países desarrollados, en los que la fístula prácticamente dejó de producirse cuando se generalizó el seguimiento adecuado del embarazo y la atención al parto.

En el Día Internacional para la erradicación de la fístula obstétrica, que se celebra el 23 de mayo, estrenamos un bonito corto de animación (ver aquí) que ha realizado nuestra asociación colaboradora en Ghana, Wildaf, para sensibilizar a la sociedad sobre esta dolencia, subrayar que se puede curar y denunciar la enorme injusticia y el sufrimiento que soportan las mujeres que la padecen por la estigmatización de que son víctimas.

Es una nueva acción entre las que ha realizado Mujeres por África a lo largo del desarrollo del programa Stop Fistula, con el que hemos luchado contra esta enfermedad, tanto en la prevención y en el tratamiento de quienes ya la han contraído, como generando conocimiento y conciencia social sobre las terribles circunstancias que genera.

El proyecto Stop Fistula, concluido en 2019, se desarrolló en Liberia desde mayo de 2013, fecha en la que se inauguró la Unidad de Fístula de Mujeres por África en el Hospital Saint Joseph de Monrovia, por parte de la entonces Presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf, y la Presidenta de Mujeres por África, María Teresa Fernández de la Vega.

El proyecto tuvo como objetivo prevenir y curar el mayor número de casos de fístula a través de una triple actuación: la de carácter preventivo, a través de actividades de sensibilización, y facilitando el acceso a las consultas antenatales y la atención al parto a las mujeres más vulnerables. En especial, niñas y jóvenes menores de 20 años que dan a luz a su primer hijo, y  aquellas que presentan parto estacionado u obstruido; a través de la actuación reparadora se opera a las mujeres que ya padecen la fístula. En ambos casos, la asistencia médico-sanitaria fue totalmente gratuita. Y el tercer eje se articuló a través de formación de personal sanitario local.

Dentro de este proyecto se han realizado 7 misiones quirúrgicas en las que se ha operado a 196 mujeres, se han atendido más de 4.000 partos y se han llevado a cabo más de 20.000 consultas antenatales. Asimismo, se han impartido cursos de formación continuada a más de 200 profesionales sanitarios y se han emprendido acciones de sensibilización con cerca de 2.000 personas en diferentes poblaciones.

Toda esta actuación en Liberia arrancó con una campaña de concienciación protagonizada por uno de nuestros patronos embajadores, el futbolista Xabi Alonso. A través de carteles y de anuncios en radio y televisión, se realizó una intensa labor divulgativa y de sensibilización que constituyó un marco adecuado para el trabajo sanitario. Ver spot

Pero en España es preciso igualmente informar sobre la fístula, y esa tarea la hemos acometido también y, por cierto, en muy buena compañía, la del doctor José Manuel Devesa, que además de ser un experto cirujano es un profesional enormemente comprometido y que, por su experiencia, conoce muy bien los dramáticos efectos que la fístula tiene sobre las mujeres africanas.

El doctor Devesa volcó esa experiencia en una novela, “Llévame a Farafangana”, en la que cuenta la historia de una joven de Madagascar que contrae la fístula en su primer parto y cómo es rechazada por su marido y por la sociedad. Una historia que se repite cada día en toda África.

Por eso, para darla a conocer en España, Mujeres por África publicó la novela en una edición impresa que tuvo como presentadora de lujo a la escritora Almudena Grandes. Cuando agotamos la edición, y también coincidiendo con el Día Internacional para la erradicación de la fístula obstétrica, pusimos la novela a libre disposición de los lectores en nuestra web, donde todavía se puede descargar para su lectura.

La labor de concienciación continúa ahora, especialmente en Ghana, gracias al bonito corto de animación que hoy presentamos y que esperamos tenga un largo recorrido no sólo por ese país, sino por todo el continente.

Y allí en Ghana, en el hospital Universitario de Tamale, una vez concluido el programa en Liberia comenzará una nueva etapa de Stop Fistula, en cuanto la pandemia de covid-19 lo permita.

Con el apoyo de

 

Amigos de la fundación