Mona Ellaithi. Sudán


 

12/05/2020

Mona Ellaithi, de Sudán, tiene un doctorado en Genética Humana de la Universidad Al-Neelain/Universidad de Lübeck-Sudán/Alemania. Actualmente es Profesora Asistente de Genética Humana en la Universidad Al-Neelain, Jartum. Formó parte del programa Ellas Investigan. En su centro de acogida, ‘IIS Biocruces Bizkaia‘, Trabajó sobre la «Detección de variantes comunes asociadas con pacientes sudaneses diagnosticados con trastornos del desarrollo sexual (DSD) mediante la secuenciación NGS (tecnología de secuenciación Exome y Panel)».

 

El gobierno sudanés reconoce su escasa capacidad sanitaria

Mona Ellaithi SudanEl 12 de marzo, el gobierno sudanés anunció que el primer infectado por COVID-19 era un sudanés que venía del extranjero. Inmediatamente, el gobierno de Sudán cerró escuelas y universidades así como algunos sectores gubernamentales. Más tarde se detectaron nuevos tanto de extranjeros como de sudaneses.

Inmediatamente el Ministerio de Salud decretó medidas para proteger a las personas y les pidió que se quedaran en casa. Poco después de que se declarara el cierre en todas las provincias de Sudán y se cerraron las fronteras. Se instó a la población a no salir salvo para situaciones de estricta necesidad.

El Ministerio difundió hojas informativas  y carteles sobre el COVID-19 que explicaban la forma en que se transmitía el virus y que medidas de protección seguir . Estos carteles se colocaron en panaderías, supermercados e incluso en las calles.

El gobierno sudanés reconoce su escasa capacidad sanitaria. El Ministerio de Salud tomó todas las medidas posibles para facilitar la atención médica de las personas infectadas en todo el país. Se reservaron hospitales especiales para pacientes de COVID-19.

El papel de los medios de comunicación

Cada hospital tiene su equipo para tratar a los pacientes infectados por el coronavirus. Sin embargo, el Ministerio de Salud anunció que le faltan  ventiladores y equipos de protección personal (PPE), además de test para la detección COVID-19. Por lo tanto, el gobierno pidió a la población que se quedara en casa para así rebajar la tasa diaria de infección y ayudar a erradicar el virus.  Diariamente el Ministerio informa del número personas infectadas, recuperadas y fallecidas. El 8 de mayo el número total de infectados era de 1.111, muertos 59 y recuperados 102.

La televisión y la radio nacional de Sudán emitieron programas sobre el virus y la importancia de quedarse en casa y tomar medidas de protección como lavarse las manos, usar mascarilla. La emisión también incluía programas sobre el virus, su naturaleza y las formas de transmisión. En estos momentos, el papel de los  medios de comunicación social es primordial.

Apoyo de ONG’s

Las sociedades no gubernamentales trabajaron en la preparación de desinfectantes  para paliar su falta en los mercados y también proporcionaron desinfectantes gratuitos para las personas pobres y sin hogar. Además, algunas pequeñas fábricas proporcionaron mascarillas y desinfectantes adicionales.

El Ministerio de Bienestar Social prestó apoyo a las familias necesitadas. Diferentes organizaciones de beneficencia trabajan en el suministro de alimentos para los pobres. Sin embargo, todavía hay un gran número de familias sudanesas que se ven afectadas por el cierre porque dependen de los ingresos diarios.

El Ministerio de Salud continúa enfatizando la importancia de permanecer en casa y tomar medidas de protección.

Amigos de la fundación