Sifau A. Adejumo. Nigeria


16/04/2020

Sifau Adenike Adejumo es doctora en Biología Ambiental, especializada en Fisiología Ambiental de los Cultivos. Formó parte del programa Ellas Investigan y realizó su investigación en el Centro Nacional de Biotecnología de España.

 

Sifau A. Adejumo NigeriaEl 28 de febrero de 2020, Nigeria se despertó con la noticia de su primer caso del virus Corona, pero este caso no afectó a los ciudadanos de  nuestro gran país, Nigeria, ya que todos realizaron sus actividades diarias con normalidad, a pesar de que estaba en todas las noticias.

No fue hasta mediados de marzo, cuando se anunció el segundo caso, cuando los nigerianos empezaron a preocuparse

A finales de marzo, los casos ya habían aumentado exponencialmente a unos 100 lo que provocó que se suspendieran varias actividades.

El gobierno federal promulgó diversas normas y reglamentos, sobre todo para las reuniones con el objetivo de  frenar la propagación de este virus mortal.

Se suspendieron las fiestas y clubes nocturnos, se prohibieron las reuniones religiosas de más de 20 personas.

Pánico en todas partes. El miedo empezó a propagarse como un fuego salvaje aún más rápido que el propio virus.

Las calles están tranquilas y silenciosas, todos se refugian en sus respectivos hogares.

Cada día, las noticias nos informan de que se incrementa el número de personas contagiadas.

El virus no tiene en cuenta ni  a altos cargos ni a personalidades, ya que algunos altos funcionarios del gobierno dieron positivo.

Las actividades cotidianas de los nigerianos se vieron afectadas ya que  algunos estados como Lagos, Ogun y Abuja declararon el cierre total, mientras que otros, declararon el toque de queda de 7 pm a 7 am.

Los centros religiosos se han visto obligados a cerrar y todos deben rendir culto desde sus casas.

Las actividades escolares se han suspendido y se anima a todos los estudiantes a llevar a cabo el aprendizaje virtual.

El distanciamiento social es obligatorio por orden del gobierno federal para frenar la propagación de este virus.

A fecha 10 de abril, teníamos 288 casos de coronavirus, 51 recuperados y 7 muertes según el el Centro de Control de Enfermedades de Nigeria, de los cuales, unos tres, tenían problemas de salud previos. Se anima a los nigerianos a tomar diversas precauciones, como el uso de desinfectantes para las manos, el lavado regular de manos, cubrirse la nariz especialmente al estornudar, una buena higiene personal y, lo que es más importante, el distanciamiento social.

Pero a pesar de los estragos que está causando COVID-19, los nigerianos elegimos mantenernos positivos y optimistas durante esta temporada y aprovechamos el período de «quedarnos en casa» para relacionarnos con nuestras familias y aprender nuevas habilidades.

Lo que alegra nuestro corazón es que a medida que los casos aumentan, el ritmo de recuperación también aumenta y esto nos da esperanza.

Lo que de verdad esperamos y rezamos por ello, es para que el número de casos empiece a disminuir, y que esta pesadilla nocturna termine pronto.

No podemos esperar a volver a nuestras actividades diarias y a tener de nuevo nuestro mundo normal y estabilizado.

Rezamos para que el mundo entero se cure

Amigos de la fundación