Stop Fístula | Liberia

Salud

PAÍS/CIUDAD: Liberia / Monrovia

DURACIÓN: 2013 - 2019

Concluido

La aparición de la fístula obstétrica es una consecuencia derivada de partos detenidos u obstruidos sin atención médica, siendo las jóvenes y madres primerizas el grupo más susceptible de padecerla. La agresión sexual también puede dar lugar a la aparición de esta dolencia, con un fuerte componente de carácter social, ya que la gran mayoría de las mujeres que la padecen soportan además el rechazo de sus familias y comunidades.

Según datos de Naciones Unidas, entre dos y tres millones y medio de mujeres viven con una fístula obstétrica, la mayoría en África, y se estima que cada año se registran entre 50.000 y 100.000 nuevos casos. La gravedad de esta dolencia y las cifras que la ilustran contrasta con el gran desconocimiento que existe por parte de la mayoría de la sociedad.

El proyecto Stop Fistula, concluido en 2019, se desarrolló en Liberia desde mayo de 2013, fecha en la que se inauguró la Unidad de Fístula de Mujeres por África en el Hospital Saint Joseph de Monrovia, por parte de la entonces Presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf, y la Presidenta de Mujeres por África, María Teresa Fernández de la Vega.

El proyecto tuvo como objetivo prevenir y curar el mayor número de casos de fístula a través de una triple actuación: la de carácter preventivo, a través de actividades de sensibilización, y facilitando el acceso a las consultas antenatales y la atención al parto a las mujeres más vulnerables. En especial, niñas y jóvenes menores de 20 años que dan a luz a su primer hijo, y  aquellas que presentan parto estacionado u obstruido; a través de la actuación reparadora se opera a las mujeres que ya padecen la fístula. En ambos casos, la asistencia médico-sanitaria fue totalmente gratuita. Y el tercer eje se articula a través de formación de personal sanitario local.

Dentro de este proyecto se han realizado 7 misiones quirúrgicas en las que se ha operado a 196 mujeres, se han atendido más de 4.000 partos y se han llevado a cabo más de 20.000 consultas antenatales. Asimismo, se han impartido cursos de formación continuada a más de 200 profesionales sanitarios y se han emprendido acciones de sensibilización con cerca de 2.000 personas en diferentes poblaciones.

La Fundación Probitas  cofinanció desde 2016  hasta 2019 esta iniciativa.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental, CEDEAO, que ha reconocido a Mujeres por África como organización activa y comprometida en la lucha contra la fístula obstétrica, ha colaborado también económicamente con este proyecto.

Amigos de la fundación