Olga Namasembe. Uganda


27/05/2020

Olga Namasembe, forma parte de nuestra red de universitarias africanas beneficarias de una beca del programa Learn Africa en colaboración con las universidades españolas. Olga estudió un Máster en  Econmía y Gestión Internacional en la Universidad de Granada.

Uganda, sin muertes registradas, empieza a relajar las medidas

Olga Namasembe UgandaTuve la oportunidad de viajar a Nairobi desde Kampala a principios del mes de marzo. Entonces, en Uganda sabíamos que el virus había atacado a China y que había sido detectado en Nigeria, pero no había ninguna presión para detener el transporte o para cerrar los negocios. De hecho, cuando estaba comprando mi billete de autobús a Nairobi, el vendedor me dijo que no tuviera miedo de contagiarme con el virus. Me dijo: «ebyo ffe tetubirina» (no tenemos esas cosas aquí).

Unos días después, tras mi regreso, todo cambió drásticamente: cierre de escuelas, no más reuniones en la iglesia, se prohibió entrar a los viajeros procedentes de Europa, EE.UU. y la salida de los ugandeses que planeaban ir a estos lugares, etc. Me pareció una exageración por un simple virus de gripe. No fue hasta que el presidente se dirigió al país y habló de lo mortal que era el virus que me quedé impactada: la gente estaba muriendo, no era una gripe común.

Cuando el Ministerio de Salud comunicó las medidas para evitar el contagio, mi familia y yo empezamos a cumplir rigurosamente las medidas de lavarnos las manos, quedarnos en casa y mantener la distancia social.

Se prohibió el transporte público y privado, excepto para los empleados de los servicios esenciales.

En los últimos meses hemos visto a muchas personas tomando infusiones medicinales de las plantas de sus jardines para mantener la inmunidad.

El virus ataca igual a privilegiados que a desfavorecidos

Sin embargo, todos nos enfrentamos a dificultades de una forma u otra. El virus no respeta a las personas, ataca por igual a privilegiados que a desfavorecidos. En este momento Uganda tiene 253 casos confirmados y ningún fallecimiento.

El mes de mayo está trayendo consigo algunos cambios notables, ya que las medidas se están relajando un poco para que la gente pueda moverse y hacer algunas actividades. Hay un toque de queda a las 7:00pm que permite a la gente cierto movimiento, pero el transporte público sigue estando prohibido.

Ahora, el uso de mascarillas es obligatorio para salir, lo que no ocurría hace dos meses. También, según ha comunicado el gobierno, las escuelas de primaria y secundaria abrirán de nuevo pero sólo para las exámenes y pruebas. Así que tenemos la esperanza de que las universidades también abran y de que los comercios y negocios también puedan puedan empezar a abrir sus puertas hasta que eventualmente las cosas vuelvan a la normalidad, si Dios quiere.

 

Amigos de la fundación