Clausura del programa Conectando mares en Nador


Madrid, 20 de noviembre de 2019.  Esta mañana se ha celebrado la clausura del programa Conectando mares a través del conocimiento en el buque de formación  Intermares, que desde  el pasado 22 de octubre se encuentra en Nador para llevar a cabo actividades en las que han participado más de 2.000 mujeres .

El acto ha tenido como principales protagonistas a la presidenta de Mujeres por África, María Teresa Fernández de la Vega, y a la secretaria general de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Alicia Villauriz.

Este programa, impulsado y diseñado por la Fundación Mujeres por África, se ha llevado a cabo conjuntamente con este Ministerio, y ha contado también con la colaboración del Ministerio de Pesca Marítima, Desarrollo Rural, Aguas y Bosques de Marruecos.

Durante las últimas cinco semanas han pasado diariamente por el Intermares una media de 100 alumnas, de todas las edades y sectores sociales, venidas de Nador, Beni Enzar, Farjana, Barrio Chino, la Bokana, Seluán y los municipios colindantes con el que será el gran puerto de Nador WestMed. A cada una se le ha ofrecido participar en un curso o taller adaptado a sus inquietudes, intereses, ambiciones, habilidades técnicas, personales o profesionales, con el fin de ofrecerles una oportunidad para avanzar en la tarea de acercarse un poco más a ser lo que desean ser y hacer, y a lo que son capaces de aportar a sus comunidades.

Algunas ya tienen en mente continuar especializándose en la investigación científica de microbiología marina o en la sostenibilidad medioambiental de los ecosistemas acuáticos de la región, como la bella laguna de Marchica. Otras, serán jóvenes especialistas en derecho marítimo-pesquero, gracias a los cursos que han recibido de los expertos.

Constituir una pequeña empresa para comercializar objetos artesanales no es hoy un objetivo lejano o un sueño inalcanzable para muchas otras, porque han recibido nociones básicas de los trámites que tienen que cumplir y porque han encontrado futuras socias en sus compañeras de curso.

Algunas alumnas también han salido preparadas para continuar sus estudios de formación profesional como pioneras en mecánica, hidráulica y electrónica, o para trabajar de rederas, un apoyo tan necesario en tierra para el sector pesquero de la región en el que no hay mujeres aún.

En un futuro próximo, algunas de nuestras alumnas podrán ganarse la vida en las nuevas industrias de transformación y conservas de la región.

Y son muchas las que se han sentido inspiradas y empoderadas para tomar la iniciativa y liderar su propio futuro. Crear una cooperativa ha dejado de ser un proyecto inalcanzable para ellas, gracias a los numerosos talleres especializados que hemos ofrecido sobre este sector tan importante en la región.

En palabras de nuestra presidenta, que ha mostrado su satisfacción por la realización de un proyecto conjunto hispano marroquí, «el sentido último de nuestra misión es la educación, como transmisión de conocimientos y desarrollo profesional, pero también, la educación como medio para abrir horizontes de realización personal y de bienestar».

 

Amigos de la fundación