Nos unimos a la campaña “Acabar con la mutilación genital femenina para 2030”


06/02/2020

Hoy es el Día Internacional de Tolerancia Cero a la Mutilación Genital Femenina, un día para reivindicar la eliminación de esta práctica, que supone una forma de violencia extrema contra la mujer y la infancia, además de vulnerar los Derechos Humanos

Con este motivo la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF), organizó el martes pasado una interesante Jornada International contra la Mutilación Genital Femenina que tuvo lugar en el Circulo de Bellas Artes de Madrid.

Este encuentro, que lleva desarrollándose desde 2012, constituye un espacio privilegiado para la transferencia de conocimientos y el desarrollo del debate con el objetivo común de erradicar la Mutilación Genital Femenina (MGF) y ofrecer recursos a las 200 millones de mujeres y niñas que han sido víctimas de esta práctica. Mujeres por África asistimos y aquí les ofrecemos un resumen de lo que se trató.

Bajo el título “Vivir con Mutilación Genital Femenina. Construyendo una atención integral de calidad”, ha tratado de visibilizar y profundizar sobre las consecuencias físicas, psicológicas y sociales de la MGF y la necesidad de construir y desarrollar espacios, metodologías y protocolos que garanticen una atención integral de calidad para mujeres y niñas. En esta ocasión intervinieron mujeres de distintos ámbitos profesionales, desde activistas africanas de derechos humanos hasta médicas especialistas, pasando por una sexóloga y una politóloga.

La sesión empezó con  la participación de las activistas Asha Ismail, Hawa Toure, Fatumata Diallo y Matiam Berete que nos hablaron  de  las consecuencias visibles e invisibles de la MGF.

Junto a las múltiples secuelas sanitarias (muerte, infecciones, infertilidad, relaciones sexuales dolorosas…) hablaron del gran malestar que sigue tras haber pasado por la experiencia traumática de la MGF: inseguridad, confusión, vergüenza, ansiedad, rabia y baja autoestima son soló algunos ejemplos de todo lo que pueden sufrir las mujeres mutiladas.

Además, en el contexto de machismo y patriarcado en el que se inscribe esta practica de control sexual de las mujeres, muchas de ellas sufren violencias matrimoniales y sociales tremendas a lo largo de su vida, impidiéndoles sentirse como las demás y florecer plenamente.

Las activistas insistieron en la necesidad de evitar que las supervivientes se sientan distintas y de seguir adelante, luchando para la protección de las niñas en peligro y para cambiar la norma social en los países donde se practica la MGF. Para ellas, lo mas importante es informar y formar mucho mas sobre el tema, porque una gran parte del problema reside en la ignorancia general y el tabú que rodea esta problemática social.

La segunda parte de la jornada se enfocó en como construir une atención integral de calidad para mujeres supervivientes y niñas en peligro, con la participación de María Carmen Gutiérrez Vélez, médica especialista en Ginecología y Obstetricia, Cendrine Vanderhoeven, sexóloga CeMAVIE, Inma Sau Giralt, pediatra, y Sira Kande, politóloga, mediadora intercultural y agente de acogida.

Se habló de la importancia de la atención ginecológica de las mujeres mutiladas, estableciendo consultas especiales para poder atenderlas, examinarlas adecuadamente y personalizar los servicios de atención según cada mujer y sus necesidades. En el debate se destacó la importancia de la comunicación durante las consultas, para que las mujeres se sientan cómodas y en confianza y que el diálogo sea posible.

En cuanto a la atención de las niñas se dijo que es fundamental  hacer un seguimiento por lo menos anual de su integridad física y vigilar sus desplazamientos hacia su país de origen para hacer prevención entre sus familiares y evitar que regresen mutiladas.

La comunicación con las mujeres que han sido víctimas de MGF debe ser especial para que puedan expresarse sobre lo que han vivido y recordarles que su cuerpo les pertenece y que nadie tiene derecho a tocarlas o hacerles daño.

La Jornada puso de relieve la importancia de actuar conjuntamente:  profesionales de la salud, e instituciones públicas jueguen un papel en la lucha contra la MGF, informándose y formándose sobre esta problemática para poder intervenir.

La Fundación Mujeres por África, que trabaja a través de sus programas para el empoderamiento de las mujeres africanas, cree que la prevención y erradicación de la Mutilación Genital Femenina es una lucha fundamental también para su emancipación.

Después de 8 años trabajando directamente con el continente africano, somos optimistas y conocemos la fuerza de las mujeres y de toda la sociedad africana para combatir la MGF, dado que la práctica ya ha sido abandonada en 16 países, donde la vida y la salud de las mujeres y niñas están aseguradas.

Amigos de la fundación