Boumad Souad. Argelia


05/05/2020

Boumad Souad, es licenciada en Ingeniería de Procesos Químicos e hizo estudios de doctorado con una beca Learn Africa, en la Universidad de Málaga

La Covid-19 hace surgir una ola de solidaridad en Argelia

Souad Boumad, química. ArgeliaEl 25 de febrero 2020, el Instituto Pasteur en Argelia confirmó la detección del primer caso del coronavirus en el país. Fue un ciudadano italiano que llegó el 17 de febrero a Argel donde trabaja en el yacimiento petrolero de Hasi Mesaoud en el Sahara Argelina.

A fecha de 30 de abril, el país registraba 4006 casos de coronavirus, 1779 recuperados. Sigue encabezando el número de fallecidos en el continente, con 450 muertos de diferentes edades, siendo los más afectados, los mayores de 65 años. El número de casos positivos detectados cada día sigue siendo bajo debido a la falta de kits de detección, por lo que se estima que las personas infectadas son más de lo que parece realmente.

El Ministerio de Salud, Población y Reforma Hospitalaria, en colaboración con la OMS, lanzó distintas medidas de información y sensibilización para prevenir la propagación.

Ola de solidaridad

Voluntarios coronavirus ArgelA pesar de todas las advertencias previas, los ciudadanos siguieron con sus actividades diarias con normalidad, sin tomar medidas, hasta mediados de marzo cuando el presidente anunció el cierre de universidades, colegios y mezquitas, y puso la provincia de Blida en cuarentena parcial, con 58 casos positivos. No fue hasta que el contagio se propagó a a otras provincias del país, como la ciudad Argel, cuando se decretó el estado de alarma y se extendió el confinamiento total de Blida, mientras que otras, declararon un toque de queda de 5 pm a 7 am.

La llegada de los primeros casos de Covid-19 causó una ola de movilización voluntaria en Argelia. Personas solteras, grupos de amigos, universidades o asociaciones han lanzado docenas de iniciativas: recolectar alimentos para familias afectadas por la desaceleración de la actividad económica, fabricación de material de protección para el personal sanitario, preparación de comidas para hospitales, creación de puntos de conciencia, etc.

Argelia ha llevado a cabo operaciones de repatriación para sus ciudadanos argelinos que se encontraban en otros países, como Turquía, España, etc.

Se frenan las protestas

El coronavirus ha frenado en seco las protestas que se suceden contra el gobierno argelino desde el 22 de febrero del año pasado. Por primera vez tras 56 viernes consecutivos, las calles de Argel han permanecido vacías.

El lunes 27 de abril Argelia anunció que extiende el periodo de confinamiento de su población en su intento por aplanar la curva de contagios. De momento, se mantendrá hasta el 15 de mayo, y colegios y mezquitas seguirán cerrados.

Los comercios esenciales están abiertos y la provincia epicentro del coronavirus vuelva parcialmente a su actividad con un toque de queda de 2 pm a 7 am.

A pesar de  las cifras aterradoras que se registran a diario, una parte de la población no respeta las medidas e incumple las restricciones fijadas por el estado de alarma. Incluso,  a pesar de las sanciones, lo que dificulta el control de la propagación del virus.

Ramadán atípico

El mes sagrado de Ramadán empezó el 24 de abril de forma totalmente atípica, en plena crisis sanitaria. El ayuno depende de cada persona según le afecte la situación actual.

Con el confinamiento, que conlleva la suspensión de reuniones familiares y actividades religiosas en las mezquitas, por estar cerradas, las oraciones diarias o el rezo nocturno se realizan en los hogares.

Esta pandemia está afectando a todo el mundo. Muchos han perdido familiares o amigos, y otros el trabajo.

Son momentos muy difíciles y tristes, pero también han sido capaces de mostrar aspectos positivos: la calidad de las personas con su solidaridad.

Rezamos por el bienestar de todo el mundo. Dios es grande y todo pasará.

 

 

Amigos de la fundación