Adama y Nato Jammeh (madre e hija). Gambia


04/05/2020

Transcribimos una conversación telefónica entre una madre que se encuentra en Yundum, un pueblo cerca la capital, Banjul, Adama Jammeh, y su hija, Nato Jammeh, que vive, confinada, en Madrid. 

Adama es una mujer activista y firme defensora de los derechos humanos y en especial de la mujer. Nato ha estudiado una carrera en Barcelona y un Máster en la Universidad Camilo José Cela en el marco del programa de becas para africanas Learn Africa.

En Gambia preocupa mucho más no poder salir a ganarse la vida y alimentar a las familias que el virus

 

 ¿Hola, mamá, qué tal estáis?                       

Aquí en casa todo muy bien, tanto la familia como yo estamos bien. Todo perfectamente.

¿Qué tal van las cosas en Gambia? ¿Hay casos de Coronaviurs?

Parece ser que sí que hay algún caso de Coronavirus, se dice que una chica llegada desde Inglaterra fue la portadora del virus, pero que está chica en cuestión ya está curada. También se rumorea que una persona de origen libanés contrajo el virus y murió. (Aquí cabe especificar que ella dice que la persona es de origen libanés, pero que no está muy segura. Yo lo he contrastado con los medios en los cuales afirman que es un predicador originario de Bangladesh, que antes de llegar a Gambia había estado en otros países).

En total, parece ser que ha habido 5 contagiados según dicen, de los cuales solo ha fallecido la persona mencionada anteriormente.

¿Qué medidas ha tomado el Gobierno?

  • Los colegios cerraron desde el primer momento que se clasificó el Coronavirus como pandemia, a mediados de marzo.
  • Se han prohibido las celebraciones de bautizos y otros acontecimientos de gran afluencia.
  • Los mercados de alimentación tienen un horario restringido, únicamente abren por las mañanas hasta las 14 h.
  • Los comercios de ropa solo abren por las tardes hasta las 19 h. aproximadamente.
  • Han cerrado las mezquitas y han prohibido que los ciudadanos se saluden dándose la mano. ¡Madre mía! Qué fuerte ha sido que cierren las mezquitas en un país musulmán y además ha coincidido con el Ramadán.
  • Por la radio continuamente informan a los ciudadanos de las medidas que se deben de llevar a cabo para prevenir que nos contagiemos, sobretodo hacen hincapié en que no nos demos la mano para saludarnos.

¿Cómo está viviendo la población toda esta situación, cómo repercute en sus vidas?

Bueno, Nato, no se ha prohibido salir como en España, el caso es que aquí si la gente no sale a ganarse la vida no comen, así de sencillo. Por lo que la gente sale y hace vida relativamente normal para dar de comer a su familia. Eso sí en la entrada de cada casa hay palanganas para lavarse y desinfectarse.

El otro día fui a la Playa de Tanji con tu padre (es la playa más concurrida del país ya que alberga el mercado de pescado) a por pescado, y estaba llena de gente. Lástima de que no llevaba encima el móvil para hacer una foto. Había mucha gente y en grupos. Pero como te digo aquí es complicado controlar el flujo de personas en los mercados y respetar las normas de distanciamiento tal y como se hace en España. Eso sí, también se ha restringido el horario, y las 13h es la hora límite.

La cuestión es que la mayoría de la población debe de salir, a pescar, a cultivar, a vender a los mercados, sí o sí, ya que como te he dicho sino no pueden dar de comer a sus familias. No se puede separar o confinar a la gente, Nato, tienen que salir para poder alimentarse.

Gracias a dios, salvo los casos que te he comentado antes, no se conoce ninguno más de Coronavirus, ojalá siga así, todo bien, porque si el virus se desarrolla en un país pobre, madre mía, moriría mucha gente. Ojalá en los países donde actualmente está el virus desaparezca pronto y a los que no ha llegado o hay pocos casos que no se desarrolle.

¿La población en general está preocupada o angustiada por el virus?

Bueno, sinceramente preocupa mucho más el hecho de no poder ganarse la vida y alimentar a las familias que el virus.

¿Y los niños qué hacen si no van al colegio?

Los niños salen a jugar y a comprar, aquí no se puede encerrar a los niños, es imposible.

Gracias a dios, estamos bien, yo personalmente aunque no haya podido volver a Barcelona, estoy bien, al fin y al cabo estoy en mi país, con mi familia, mi madre y mis nietos, jugamos, nos reímos, también tenemos nuestras riñas cotidianas, claro que sí, (se ríe), pero estamos felices.

Eso es todo niña, un beso, cuídate. Gracias.

Amigos de la fundación