Primer Día Internacional de la Niña

Noticias

Primer Día Internacional de la Niña

La Fundación Mujeres por África se congratula de la celebración del Primer Día Internacional de la Niña, establecido por Naciones Unidas, que se celebra el 11 de octubre y que este año se centra en evitar el matrimonio infantil.

Nos sumamos a esta celebración por entender que las niñas son el futuro y que se encuentran en una situación de discriminación por ser mujeres y por edad, lo que las hace especialmente vulnerables en  muchos países.
 

Tema 2012: Terminar con el matrimonio infantil

La creación de este Día fue promovido por la Ong Plan en una campaña internacional que concluyó con la siguiente resolución de la ONU:

Reconociendo que el empoderamiento de las niñas y la inversión en ellas, que son fundamentales para el crecimiento económico, el logro de todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio, incluida la erradicación de la pobreza y la pobreza  extrema, así como la participación significativa de las niñas en las decisiones que las afectan, son clave para romper el ciclo de discriminación y violencia y para promover y proteger el goce pleno y efectivo de sus derechos humanos, y reconociendo también que ese empoderamiento requiere su participación activa en los procesos de toma de decisiones y el apoyo y la  participación activos de los padres, tutores, familiares y cuidadores, así como de los niños y los hombres y de la comunidad en general, … Ver resolución

 

Mujeres por África se adhiere a la declaración de la ONU en el Día Internacional de la Niña

Día Internacional de la Niña 2012
Declaración Conjunta
Directores Ejecutivos de UNICEF, UNFPA Y ONU Mujeres

 

El 11 de Octubre marca el comienzo del primer Día Internacional de la Niña. Este día se centra en la necesidad de abordar los retos a los que se enfrentan las niñas, promover su empoderamiento y lograr el cumplimiento de sus derechos humanos. La urgente necesidad para promover y proteger los derechos de las niñas es subrayada por el reciente y horrible ataque que sufrió la niña de 14 años, Malala Yousafzai, la cual fue atacada por hablar sobre los derechos de las niñas, incluyendo el derecho a la educación. Nos unimos al Pueblo y al Gobierno de Pakistán junto con otros en la potente condena a este ataque. Queremos expresar nuestro mayor apoyo a Malala y a todas las niñas del mundo que quieren ejercer sus derechos, vivir libres de violencia y discriminación y conseguir todo su potencial.

Una de las prácticas que impiden a las niñas tener igualdad en la sociedad y lograr su potencial es el matrimonio infantil, asunto en el cual hemos elegido centrarnos este año.

El matrimonio infantil es una violación de los derechos humanos y es bastante común en varias regiones del mundo, especialmente en áreas rurales y entre las comunidades mas desfavorecidas. Entre 2002 y 2011, 1 de cada 3 mujeres en el mundo de entre 20 y 24 años (de entre 70 millones aproximadamente) se casaron antes de su 18º cumpleaños. Las consecuencias del matrimonio infantil son además de serias, de largo alcance. Las niñas no solo se enfrentan al riesgo de violación, violencia física, embarazos prematuros y no deseados, si no que además los riesgos de embarazo y los nacimientos están  entre las una de las mayores causas de muerte en el mundo en niñas de entre 15 a 19 años.

Las niñas casadas están también más expuestas a experimentar discriminación y violencia. Muy a menudo tienen poca o ninguna capacidad para abandonar a sus violentas parejas y asegurarse el apoyo social y legal que necesitan para mejorar su situación.

Las cargas colectivas de trabajo en casa, cuidado de los niños y presión familiar pueden a menudo prevenir o terminar prematuramente con la educación de una niña casada. Mientras que niñas con bajos niveles de educación son más propensas a casarse temprano, aquellas con una educación secundaria tienen hasta seis veces de menos de probabilidades de casarse siendo niñas y es más probable que manden a sus propios hijos a la escuela.
Prevenir y acabar con la violencia contra las niñas y asegurar su educación son las mejores estrategias para empoderar a las niñas y darles la oportunidad de construir una vida mejor para ellas, sus familias y para sus comunidades.
Si podemos acabar con el matrimonio infantil, podemos cambiar la vida de niñas en todas partes. Podemos ayudarlas a disfrutar de su niñez; apuntarlas al colegio; protegerlas contra complicados embarazos y partos. Podemos mantener a las niñas a salvo. Y a la vez que hacemos esto, ayudamos a romper el círculo intergeneracional de pobreza.

Pedimos a los gobiernos, a las organizaciones de la sociedad civil, al sector privado, a los grupos religiosos y a la Comunidad Internacional a acelerar sus esfuerzos para:

• Hacer cumplir la legislación para aumentar la edad mínima de matrimonio para niñas a los 18 años
• Mejorar el acceso igualitario a la educación primaria y secundaria.
• Movilizar a niñas, niños, padres y lideres para cambiar las normas de discriminación de género y crear alternativas sociales, económicas y oportunidades cívicas para niñas
• Dar apoyo a las niñas casadas ayudándolas con opciones  de escolarización, educación sexual y reproductiva, habilidades para subsistir y recursos contra la violencia en el hogar.
• Abordar las causas profundas del matrimonio infantil.

Anthony Lake. Director Ejecutivo UNICEF
Babatunde Osotimehin. Director Ejecutivo UNFPA
Michelle Bachelet. Director Ejecutivo ONU Mujeres

Versión en inglés:

International Day of the Girl Child 2012
Joint Statement
Executive Directors of UNICEF, UNFPA and UN Women

October 11 marks the inaugural International Day of the Girl Child.  This day focuses attention on the need to address the challenges girls face, promote their empowerment and fulfill their human rights. The urgent need to promote and protect the rights of girls is underlined by the recent horrific attack on 14- year-old Malala Yousafzai, who was targeted because she speaks out for girls’ rights, including the right to education. We join the Government and people of Pakistan and others in strongly condemning this attack. We express our support for Malala and all girls worldwide who want to exercise their rights, live free of violence and discrimination and achieve their potential.
One of the practices that prevents girls from being equal members of society and reaching their potential is child marriage, the topic on which we have chosen to focus this year.

Child marriage is a violation of human rights and it is prevalent in several regions of the world, particularly in rural areas and among the most disadvantaged communities.  Between 2002 and 2011, globally, around 1 in 3 (or approximately 70 million) young women aged 20-24 were married before their 18th birthday. The consequences of child marriage are as serious as they are wide-ranging.  Girls are not only at risk of rape, physical violence, early and unwanted pregnancies, but the complications associated with pregnancy and child-birth are among the leading causes of death for girls aged 15-19 worldwide.

Child brides are also more likely to experience discrimination and violence.  Too often, they have little or no ability to leave abusive partners and secure the social and legal support they need to improve their situation.
The collective burdens of housework, childcare and family pressure can often prevent or prematurely end the education of a child bride.  While girls with low levels of education are more likely to be married early, those with secondary education are up to six times less likely to marry as children, and more likely to send their own children to school.

Preventing and ending violence against girls and ensuring their education are the best strategies to empowering girls and providing them with the opportunity to build a better life for themselves, their families and their communities.
If we can end child marriage, we can change the lives of girls everywhere.  We can help them enjoy their childhoods; enroll them in school; protect them from complicated pregnancies and births.  We can keep girls safe.  And as we do all of this, we help break the cycle of intergenerational poverty.

We call on governments, civil society organisations, the private sector, faith-based groups and the international community to accelerate efforts to:

• Enforce legislation to increase the minimum age of marriage for girls to 18;
• Improve equal access to quality primary and secondary education;
• Mobilise girls, boys, parents and leaders to change discriminatory gender norms and create alternative social, economic and civic opportunities for girls;  
• Support girls who are already married by providing them with options for schooling, sexual and reproductive health information and services, livelihoods skills and recourse from violence in the home;
• Address the root causes of child marriage.

10 de octubre de 2012

Últimas noticias

Amigos de la fundación

Queremos ser 1 millón