La película tunecina´Á peine j´ouvre les yeux´abre Ellas son Cine

Noticias

La película tunecina´Á peine j´ouvre les yeux´abre Ellas son Cine

5 de julio de 2016. Ayer tuvo lugar la inauguración de Ellas son Cine, la muestra que organiza anualmente MxA dedicada al cine africano más reciente realizado por mujeres. En esta cuarta edición, que por tercer año consecutivo tiene lugar en la sala Berlanga de Madrid, la película encargada de abrir el ciclo ha sido Á peine j´ouvre les yeux, de la directora tunecina Leyla Bouzid, una obra premiada en varios festivales internacionales y que tiene como protagonista a un grupo de jóvenes rebeldes a pocos meses del inicio de la Primavera Árabe.

Durante el coloquio que tuvo lugar tras la proyección del filme, se abordó la situación política y social de Túnez y se puso de manifiesto cómo esa realidad a menudo se refleja de una manera personal y valiente en el cine dirigido por mujeres.

El público asistente tuvo la oportunidad de participar en un interesante coloquio que contó con la presencia de María Teresa Fernández de la Vega, presidenta de la Fundación Mujeres por África; Inés París, directora de Audiovisuales de la Fundación SGAE, Guadalupe Arensburg, comisaria de Ellas son cine, y la tunecina Awatef Ketiti, profesora de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Valencia y experta en la cinematografía de su país.

Además de À peine j’ouvre les yeux, la muestra proyectará los largometrajes; Itar el-Layl, de la marroquí Tala Hadid (5 de julio); Price of Love, de la etíope Hermon Hailay (6 de julio); y Ayanda, de la sudafricana Sara Blecher (8 de julio).

Como novedad, esta edición ofrecerá el jueves 7 de julio una sesión de cortometrajes: Maman(s), de la franco-senegalesa Maïmouna Doucouré; Mwansa the Great y Listen, de la zambiana Rungano Nyoni; Courber l’échine, de la francesa de padre tunecinos Khadiya Ben-Fradj; y Yellow fever y This Migrant Business de la keniana Ng’endo Mukii.

Más información

Vídeo promocional

 

Últimas noticias

Amigos de la fundación

Queremos ser 1 millón