Grupo Asesor Global de la Sociedad Civil de ONU Mujeres

Noticias

Grupo Asesor Global de la Sociedad Civil de ONU Mujeres

Basta de hablar, es hora de actuar

Declaración emitida por el Grupo Asesor Global de la Sociedad Civil a ONU Mujeres

Fecha: 28 de julio 2014

Las organizaciones internacionales y los gobiernos están cayendo en un grave error: creer que las palabras son suficientes. No lo son. Nadie está cumpliendo con las primeras seis palabras de la Carta de la ONU "mantener la paz y la seguridad internacionales", simplemente se están 'denunciando' situaciones. La Carta pone de manifiesto la necesidad de "tomar medidas colectivas eficaces". Es necesaria la acción, no bastan las palabras.

Tenemos que centrarnos en uno de los casos más urgentes, los terribles y trágicos abusos contra los derechos humanos que se cometen contra las mujeres en toda la región árabe y en cualquier parte del mundo. Hace menos de un mes la líder social, activista, política y abogada  Salwa Bugaighis fue disparada y apuñalada en su propia casa, sin que se adoptaran medidas condenatorias. Las organizaciones internacionales y los gobiernos dicen que van a mejorar la paz y la seguridad para las mujeres, pero en realidad no están haciendo nada al respecto. No es de extrañar que muchas de las principales activistas político-sociales de Libia hayan huido del país en vista de las amenazas de muerte. Esta es una pérdida inmediata y grave para los ciudadanos de Libia. El país está a punto de embarcarse en la labor crucial de crear una nueva constitución y un nuevo gobierno sin contar para ello con las mujeres, quienes deberían ser una parte vital de ese esfuerzo.

Tristemente, Libia está lejos de ser el único ejemplo. Hace apenas unos días, la líder social y  activista somalí, Saado Ali Warsame, fue asesinada en un tiroteo. Mientras tanto, el número de mujeres inocentes muertas en los ataques aéreos contra Gaza se eleva cada día que pasa. Los refugios de las Naciones Unidas en Gaza han sido atacados, incluyendo el interior de una escuela de la ONU, donde muchas personas pensaron que estarían a salvo. Como consecuencia de ello, civiles que estaban allí refugiados han muerto o han resultado heridos. En Nigeria, las niñas continúan siendo capturadas y secuestradas por Boko Haram. En la India, decenas de miles de niñas son sometidas a prácticas rituales y religiosas aberrantes. En Centroamérica, los asesinatos de mujeres van en aumento. En Siria e Irak, las mujeres y los niños siguen siendo víctimas del trauma y la pérdida irreparable, una injusticia que sin duda tendrá repercusiones para las generaciones venideras.

En éstos y muchos otros países, las familias y las comunidades enteras están siendo destrozadas por la muerte, se convierten en víctimas simplemente por tratar de vivir una vida normal. Pero, ¿qué acciones firmes y definitivas se han tomado por parte de las organizaciones internacionales y los gobiernos para evitar estas situaciones? ¿Qué vamos a hacer, aparte de expresar nuestra desaprobación y condena?

Todos nosotros, incluyendo a las Organizaciones Internacionales y los Gobiernos, tenemos un papel, una responsabilidad y el deber de proteger a los civiles, especialmente a los más vulnerables, como son las mujeres y los niños. En consecuencia, nosotras, actores de la sociedad civil y asesores de ONU Mujeres, hacemos un llamamiento a toda la Comunidad Internacional, incluidas las Naciones Unidas, las Organizaciones Internacionales y los Gobiernos para:

1. Hacer a los Estados que se responsabilicen por sus acciones contra civiles inocentes. En el caso de Gaza y Siria, es necesario poner en marcha una acción política efectiva para facilitar un alto al fuego.

2. Investigar, en colaboración con los Gobiernos, el asesinato y secuestro de activistas que luchan por los derechos de las mujeres en los diferentes países en conflicto del mundo, asegurar sanciones rápidas, y evitar la impunidad de los culpables.

3. Aprobar programas y construir la infraestructura necesaria de apoyo para las activistas y los miembros más marginados y oprimidos de la sociedad.

4. Convocar reuniones de alto nivel que congreguen a mujeres líderes junto con diferentes actores de la sociedad civil para negociar la paz, la reconciliación y la rehabilitación después de los conflictos, y diseñar y dirigir la ejecución de planes de acción específicos.

5 Hacer que los gobiernos se responsabilicen de sus compromisos internacionales en materia de derechos de la mujer, derechos de los niños, la paz y la seguridad, entre ellas: las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU 1325, 1820, 1888, 1889, 2106 y 2122, así como la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, la Convención sobre los Derechos del Niño y la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.

No más palabras. Es hora de llevar a cabo acciones visibles, tangibles y reales. Si fallamos en esto nunca conseguiremos realizar nuestro sueño de que juntos podemos ser más grandes que con la suma de las partes.

El Grupo Asesor Global de la Sociedad Civil proporciona asesoramiento independiente a ONU Mujeres en materia de política, programación y en cuestiones normativas, intergubernamentales y operativas. Entre sus 23 integrantes hay líderes de base, de grupos rurales y comunitarios, de las organizaciones de los pueblos indígenas, académicas y activistas y defensoras de la igualdad de género y de los derechos de las mujeres.

Últimas noticias

Amigos de la fundación

Queremos ser 1 millón