Declaración de las Mujeres Africanas que construyen la paz

Noticias

Declaración de las Mujeres Africanas que construyen la paz

El pasado 27 de Octubre de 2015 se celebró en la Fundación Emilio Botín el encuentro “mujeres africanas que construyen la paz”, convocado por la Fundación Mujeres por África, y el Real Instituto Elcano. En él se debatió sobre la participación de las mujeres en los procesos de paz, en el marco de la Resolución 1325 de Naciones Unidas, que ha cumplido 15 años.

El acto fue inaugurado por María Teresa Fernández de la Vega, Presidenta de la Fundación Mujeres por África y Emilio Lamo de Espinosa, Presidente del Real Instituto Elcano, y en él participaron Oumou Sall Seck, Alcaldesa de Goundam, de Mali; Hibaaq Osman, Presidenta de Karama, de Egipto,  y, Caddy Adzuba, Abogada y periodistade República Democrática de Congo. Como moderadora actuó Nicole Ndongala, Mediadora Intercultural del Centro de Formación de la Mujer en Karibu, congoleña.

 

Las mujeres africanas allí reunidas, junto con las entidades convocantes, han emitido tras las correspondientes consultas, la siguiente Declaración.

 

DECLARAN

 

-     Que es necesario un cambio de estrategia que incluya medidas concretas y  actuaciones   claras que tengan un impacto directo sobre la situación de las mujeres y  su necesaria participación en los procesos y negociaciones de paz.

-     Que tiene que haber un número suficiente de mujeres en todo el proceso de construcción de la paz, desde la prevención de los conflictos hasta la negociación, la gestión y la supervisión de los procesos de paz. Han de ser mujeres comprometidas con los derechos de las mujeres. Mujeres capaces de llevar la agenda de las mujeres a las agendas políticas nacionales, regionales y globales.

-    Necesitamos mujeres líderes capaces de  dirigir, organizar y sensibilizar a otras mujeres y a la sociedad para luchar contra la violencia y especialmente contra la violencia que se ejerce contra las mujeres.

-     Rechazar la impunidad y que se penalice de manera especialmente dura a aquellos que atentan y ejercen la violencia –no pocas veces hasta la muerte- precisamente contra las mujeres líderes, contra las mujeres que luchan por la paz y por los derechos de las mujeres.

-     Que los crímenes de violencia sexual en conflicto sean investigados, perseguidos y castigados.

-    Que las mujeres, que son víctimas de estos crímenes atroces, obtengan la reparación, no sólo moral sino también económica que les permita reanudar su vida.

-    Es necesario un mayor compromiso por parte de las organizaciones internacionales, los gobiernos y la sociedad civil con la Educación para la Paz. Iniciativas eficaces para la construcción de la paz requieren una visión holística y un currículo de Educación para la Paz en primaria y secundaria así como en la educación informal.

- Proponemos la creación de un Comité Internacional de Mujeres Africanas, compuesto por mujeres propuestas por las organizaciones de mujeres de los países en conflicto. Dicho Comité, que sería totalmente independiente pero que debería tener el respaldo y soporte de las Naciones Unidas, tendría los siguientes cometidos:

  • Hacer un seguimiento permanente del desarrollo y aplicación de las resoluciones internacionales sobre mujeres, paz y seguridad;
  • Atender y ofrecer orientación estratégica a todos los actores implicados sobre los problemas que afectan a las mujeres  durante el conflicto y en el post conflicto;
  • Conseguir financiación para formar a mujeres líderes, y apoyar a los grupos y colectivos de mujeres que luchan por la paz;
  • Exigir a los gobiernos y las instituciones nacionales o internacionales que cumplan con sus responsabilidades y compromisos;

Todas las mujeres líderes que participaron  en la mesa redonda coincidieron en que las  reivindicaciones planteadas serán satisfechas sólo si se continúa luchando cada día con mayor tenacidad contra la desigualdad y la discriminación que sufren las mujeres. Luchando por la igualdad estaremos luchando por la paz.

Últimas noticias

Amigos de la fundación

Queremos ser 1 millón