Recursos naturales y realidad económica

Reservas naturales

África cuenta con

  • el 97% de las reservas mundiales de cobre
  • el 80% de las de coltán
  • el 50% de las de cobalto
  • el 57% de las de oro
  • el 20% de las de hierro y cobre
  • el 23% de las de uranio y fosfatos
  • el 32% de las de manganeso
  • el 41% de las de vanadio
  • el 49% de las de platino
  • el 60% de las de diamantes
  • el 14% de las de petróleo
  • y otras muchas materias primas

Este continente cuenta con una importante riqueza en recursos energéticos.

  • Los países árabes, Argelia, Nigeria y otros Estados del África negra cuentan con importantes yacimientos de petróleo y gas natural
  • Los recursos hidráulicos son también muy importantes, aunque con menor grado de utilización.
  • En el sector de la Alimentación, África cuenta con tierras fértiles, bosques y grandes bancos de pesca. La mayor parte de estos recursos está sub-explotados o concedidos a empresas extranjeras.

Turismo

Algunos países, como Marruecos, Túnez, Egipto, Kenia y recientemente Senegal han desarrollado una destacada industria de este tipo, aunque en la mayor parte del continente tiene un escaso desarrollo.

1%

A pesar de su riqueza natural y humana, África, y en particular el África Subsahariana, es la zona más pobre y con menor desarrollo del planeta. Este continente solo representa el 1% del producto interior bruto mundial mientras su población representa el 12% mundial. En África muchos de sus habitantes viven con menos de un euro diario y más de 140 millones de africanos son todavía analfabetos.


Economía y desarrollo

La evolución económica y el desarrollo humano del continente ha conocido altibajos. En el siglo XX, durante la década de los 60, el crecimiento económico era de 4,6% en los 70 pasó a 3% y en el noventa se redujo al 2,5% Todo ello en un contexto de gran crecimiento demográfico. Durante la mayor parte de la década pasada se produjo un crecimiento medio del 7%, a partir del 2009 y como consecuencia de la crisis económica global, se ralentizó el crecimiento. No obstante, algunos expertos mantienen que el crecimiento medio en el continente puede estar alrededor del 6% para este mismo año. Lamentablemente, en muy pocos casos estos ritmos de crecimiento se han traducido en mejoras reales de las condiciones de vida de los habitantes de esos países. África Subsahariana sigue concentrando los países con índices y niveles de desarrollo más bajos. Según datos recientes, los 22 países con índices de desarrollo humano más bajos están en esta región del planeta. A finales de 2001 el 70% de la población mundial infectada por el VIH se encontraba en África Subsahariana. No obstante, en los últimos años se han realizado importantes progresos. En el informe sobre Desarrollo Humano 2010 del PNUD se constata que la mayoría de los 169 países analizados tienen hoy un índice de desarrollo humano más alto que en décadas anteriores. Pero este informe señala también que África Subsahariana sufre la mayor incidencia de pobreza, con un promedio de 65% y cifras que oscilan desde el 3% en Sudáfrica a un impresionante 93% en Níger. En el Informe sobre Indicadores de Desarrollo de África 2011, del Banco Mundial, se constata que si bien los países de África Subsahariana han padecido los efectos de la crisis, en términos de crecimiento económico, las cifras de 2011 apuntan a una recuperación de los niveles de crecimiento anteriores a la crisis. En el mismo informe se subraya que el crecimiento ha sido desigual, con cerca de 20 Estados pequeños y frágiles atrapados en una persistente pobreza. Por otra parte, frecuentemente ese crecimiento no se ha traducido en la creación de empleo productivo o de nuevas oportunidades para los trabajadores. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de la población trabaja en la agricultura o en empresas informales y que cada año hay entre 7 y 10 millones de jóvenes que entran en el mercado de trabajo.

Jóvenes y empleo

En África hay 200 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años de edad, representando el 20% de la población. En 2005 el 62% de la población total de África eran menores de 25 años. Si a ello sumamos que los índices de fertilidad siguen siendo elevados, el resultado es que los países africanos están bajo una enorme presión para crear empleo. Tanto África como el mundo se enfrentan a gravísimas dificultades para incorporar a los jóvenes al mercado de trabajo. De hecho del total de la población desempleada en el mundo, un 43% son jóvenes a pesar de que éstos solo representan el 25% de la población que trabaja. En África Subsahariana, 3 de cada 5 personas desempleadas son jóvenes y aproximadamente el 72% de la población joven vive con menos de 2$ al día. Los jóvenes africanos, sin embargo, no representan un grupo homogéneo y sus perspectivas de empleo varían según la región, el género, la edad, el nivel educativo, la etnia y la salud. Muchos jóvenes intentan escapar de la pobreza migrando a zonas urbanas, aunque ello no se traduce necesariamente en mejorar su calidad de vida. En África los jóvenes representan el 36,9% de la población activa y el 59,5% del total de desempleados un porcentaje muy superior al del resto del mundo. El porcentaje de desempleo juvenil del total de desempleados alcanza el 83% en Uganda, 68% en Zimbawe y el 56% en Burkina. La tasa de desempleo joven es con frecuencia superior al de adultos y afecta más a los jóvenes con formación. El desempleo afecta más a las mujeres jóvenes y éstas tienen más probabilidades de quedarse fuera del mercado de trabajo. Las mujeres, por otra parte, trabajan más horas que los hombres. En Etiopía, por ejemplo, las mujeres trabajan un promedio de 48 horas a la semana frente a las 32 horas semanales de los hombres. Del total de horas semanales las mujeres destinan 36 horas a las tareas de casa, los hombres tan solo 15 horas.

Últimas noticias

Amigos de la fundación

Queremos ser 1 millón