No tinc por

Barcelona es la ciudad donde me formé como profesional y como persona. También es seguramente en la que he pasado los mejores momentos de mi vida. Verla convertida en escenario del odio y la violencia extrema del terrorismo, verla ensangrentada, ha sido, desde ese recuerdo, un golpe aún más doloroso.

El sábado estaré junto con mis compañeras de Mujeres por África en la manifestación organizada en repulsa de los atentados. La fundación y yo misma queremos mostrar nuestra solidaridad y cariño con las víctimas y sus familias, con todo el pueblo de Barcelona. También reafirmar nuestro compromiso con la libertad, la paz, la tolerancia, la solidaridad y los derechos humanos, así como nuestro absoluto rechazo a toda forma de violencia, fanatismo y terrorismo sea cual sea su procedencia.

Mujeres por África  confía en la educación, en el desarrollo, en definitiva, en la apertura de expectativas y oportunidades de vida digna para todos como gran factor de paz, equilibrio y convivencia en nuestro mundo.  Hoy somos más que nunca una ciudadanía global. Más allá de fronteras, razas, creencias o posiciones sociales, todos compartimos una única humanidad con los mismos desafíos. Son los valores universales de esa única humanidad, son la libertad, la democracia, la igualdad, los derechos humanos que nos asisten a todos, los que nos unen para decir no a cuantos quieran imponer la dinámica del odio, la discriminación y el rechazo al otro.

Hacer prevalecer estos valores universales es la batalla intelectual que estamos librando y que debemos fortalecer cada día frente a los totalitarios. Somos ya muchos, pero aún debemos ser más numerosos, debemos ser todos los que, en torno a estos valores, nos alistemos en las filas de la democracia, de la solidaridad y del respeto al otro para poder ganarnos un futuro libre y en paz.

Antes de su muerte, Zigmunt Bauman dijo que sólo si dejamos de buscar un "ellos" conseguiremos superar el dramático cambio de época que vivimos. Y así es. Sólo puede haber un nosotros. Un nosotros que no es un territorio, ni una fe ni un color. Porque solo nosotros, los ciudadanos de nuestro mundo globalizado, libres de miedos, prejuicios y discriminaciones, diferentes pero iguales en derechos y oportunidades, podemos construir una convivencia en la que toda persona pueda elegir su vida y vivirla en libertad y con dignidad.

Una convivencia en la que no hay lugar para los que imponen, los que aterrorizan, los que matan. El sábado, muchos miles de personas nos vamos a manifestar contra todo lo que representan. Mujeres por África estará allí para decir con todas las mujeres africanas, con todas las mujeres, con todos los hombres, con todos nosotros No tinc por.

María Teresa Fernández de la Vega

Últimas noticias

Amigos de la fundación

Queremos ser 1 millón